por Monic Barreto, 19/06/2019

En la universidad de ingeniería aprendí que el techo sólo podía hacerse después de que los pilares fuesen firmes. Y así, como la construcción de una simple casa, es la construcción de una empresa, siendo física o virtual.

Vender sin tener un producto, hacer publicidad sin construir contenido, es parte de una ansiedad que no podemos dejar que domine nuestras decisiones. Como decía mi padre: “lo que no tiene estructura sólida, no dura mucho tiempo”.

Creo que la palabra más adecuada es “construir” una empresa y no “crear” una empresa, ya que al final “crear” es una idea, e ideas que no se sostienen sin acción.

Las empresas de mi familia crecieron muy rápido y de manera desordenada, sucedió ese boom. Y con 20 años de existencia, cuando fui a trabajar allí, mi padre no consiguió gestionar la cantidad de informaciones y flujos que existían, era un trabajo intuitivo y motivado por la experiencia del día a día.

Y organizar 20 años de procesos, equipos y productos no es una tarea fácil, creerme!

Un emprendedor u otro, tiene una idea brillante y al siguiente día ocurre una fiebre por ese producto, pero eso es una excepción y no la regla.

“Hágase rico en 3 meses” son cuentos para vender más; lo que ocurre de verdad es que tenemos que planificar, ejecutar, analizar y replantar, y rehacer y reanalizar, y eso no se vende en los libros.

Eso es el verdadero bastidor del negocio.

Sé Cambiante

Forma parte de una red de profesionales que intercambian experiencias y conocimiento.

Quiero Ser Cambiante

¿Qué opinas del tema?

Los Cambiantes surgen de la necesidad de integrar práctica y teoría para sacar adelante sus proyectos.

Quiero ser Cambiante