Home / Texto / Estrategias para desarrollar la empatía

Estrategias para desarrollar la empatía

por Mari Cármen, 22/10/18


El profesor Aparicio encuentra su felicidad al enseñar una cosa diferente desde el más joven niño de la escuela hasta el más mayor de una comunidad de inmigrantes. Su superpoder, la empatía, le hace transitar por dos diferentes mundos y cada vez más le enriquece.

La empatía es un elemento clave de la inteligencia emocional. Ser empático es la capacidad de ponerse en el zapato del otro, es decir, significa ser consciente y considerado con los sentimiento de los demás.

Cuando uno posee esta capacidad desarrollada, su poder de atracción es aumentado, así posibilitando relaciones más saludables y afectivas. Y eso se debe porque ser empático te permite crear y fortalecer vínculos con las personas.

Es claramente fundamental en nuestras relaciones y eso no es diferente en el ambiente laboral. Cuando hay empatía en un equipo se alcanza más metas y objetivos que cuando solo se lleva en consideración el lado individual.

¿Y en el entorno laboral?

Las relaciones en el trabajo no necesitan ser motivadas únicamente a través de la competitividad. El incentivo del desarrollo de la empatía entre los colaboradores armoniza el entorno laboral promocionando lazos más consistentes en la empresa.

Una persona que busca competir con sus colegas en el equipo de trabajo compartiendo un mismo objetivo no ha logrado comprender que el éxito del trabajo se obtendrá a partir de la colaboración y de la complicidad.

No siempre es fácil comprender sentimientos ajenos, reconocer o aceptar las diferencias. Sin embargo, debes mirarte a ti mismo antes de pensar en el otro, cuanto más conscientes de nuestras emociones, más fácilmente entenderemos los demás.

Desarrollar la empatía no es una tarea que sucede de la noche a la mañana. Aparicio nos dice que “hay que irla creando poco a poco y la vas creando a medida que tienes contacto con el otro y eso se va construyendo”.

 

Estimula la empatía

Autoconocimiento

Lo primero que hay es conocerte a ti mismo. Esté consciente de quién tú eres en tu propia esencia: cuáles son tus fortalezas y debilidades que te hacen actuar y obtener tus resultados. Encontrar lo verdadero yo es fundamental para comprender que cada persona es diferente y que tiene motivaciones y comportamientos individuales.

 

Escucha con atención

Nota el lenguaje corporal del hablante y escucha lo que dices y el tono de su voz. Observa lo que hace mientras habla. Intenta escuchar con el corazón como el otro se siente.

Cuando escuchamos y observamos con atención, perfeccionamos la competencia de crear vínculos.

 

Demuestra interés

Muéstrate interesado a través de la postura del cuerpo. Es importante también siempre hablar cosas como “genial” o “que interesante” al escuchar a los demás. Esta actitud te permitirá que comprendas la vida del otro y facilita la interacción.

 

Juzgar a los demás es malo

La gente que más juzga son las que menos se conocen, porque proyectan todo el tiempo conforme sus perspectivas de vida. Juzgar a los demás es un hábito muy común entre las personas que debe ser evitado.

 

Sé Cambiante

Forma parte de una red de profesionales que intercambian experiencias y conocimiento.

Quiero Ser Cambiante